Las verdaderas olimpíadas

 

estadio pekin

estadio pekin

Anoche el país más poblado del mundo inauguró oficialmente el evento más importante del deporte de todo el planeta: los juegos olímpicos. Bajo montones de luces y eventos históricos y tradicionales, China festejó el inicio de unas Olimpíadas que aunque han sido desde ya muy polémicas por diversas razones, representan el momento que muchos atletas han estado esperando toda su vida para demostrar su preparación en diferentes disciplinas.

 

 

 

Y es que el primer record se produjo cuando se anunciara la cifra inédita de 11.000 atletas participando en estos  juegos olímpicos. Sin duda serán dos semanas de eventos deportivos en los que el mundo estará pendiente de           diferentes hazañas y logros particulares y de grupo.

Sin embargo, las verdaderas olimpíadas las viven aquellos cristianos que como Pablo están dispuestos a participar en la gran carrera de la vida. En esta competencia no hay distinción de edad ni sexo, sólo hace falta la voluntad para participar y alcanzar por la gracia de Dios la corona de justicia, la medalla de oro de la vida eterna. 

“¿ No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren pero uno solo se lleva el premio ? Corred de tal manera que lo obtengáis. Todo aquel que lucha, de todo se abstiene, ellos para recibir una corona corruptible, pero nosotros una incorruptible. Así que yo de esta manera, corro, no como a la ventura, de esta manera peleo, no como quien golpea al aire, sino que golpeo mi cuerpo y lo pongo en servidumbre , no seas que habiendo sido heraldo para otros yo mismo venga a ser eliminado.” (1 Corintios 9:24-27)

atletismo

atletismo

 

Así que pues en Jesús tenemos a nuestro mejor  entrenador. Él nos da todo el aliento y la sabiduría para   seguir adelante en esta carrera Cristiana que muchos obstáculos tiene en el camino pero que al final aguarda como lo asegura el apóstol Pablo, la corona de justicia.          

 Vive hoy, mañana y siempre de la mano de nuestro Señor el gozo de vivir y conduicir a otros una experiencia Olímpica, no sólo de dos semanas, o cuatro años, sino de toda una eternidad.  

Sigue adelante.

Dios te bendiga

Isaac López

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s