Todo Ojo le verá

Por: Marco Lobo

Las palabras tiempo y límite no existen en el vocabulario Divino. La concepción de Dios en estos aspectos es muy distinta a la que tiene la humanidad en su mente finita. Dios en su infinito e incomprensible amor ha revelado algunas cosas a los seres humanos para que nosotros con nuestra mente humana podamos llegar a entender al menos un punto del plan de Dios que como sabemos es perfecto en gran manera.

Se ha dicho en ocasiones  que toda la naturaleza se une como una perfecta sinfonía para alabar al Creador, pero es muy asombroso comprender cómo científicamente la creación de Dios se complementa de una u otra forma para hacer que las profecías de Dios tengan una lógica en su cumplimiento con una anticipación incluso de miles de años. Aunque no necesitamos pruebas para creer, Dios en su inmenso amor y misericordia, sigue dando evidencias también en el campo científico de que los grandes sucesos que están por venir no son cuento.
Los misterios del universo

La inmensidad del universo no conoce por ahora límites. Algunos científicos aseguran que tiende a expandirse. Alguien dijo una vez que pretender conocer todo el universo desde la tierra es como querer ver todo el continente americano desde una ciudad en particular del continente. Pero aún así si las condiciones atmosféricas lo permiten desde la tierra aún a simple vista se pueden contemplar grandes maravillas del espacio exterior y la constelaciónde Orión cumple en la profecía un propósito especial y muy singular.

Como adventistas del Séptimo Día creemos que Cristo vendrá por segunda vez y que este gran acontecimiento será visto por toda la humanidad al momento  en que este se esté produciendo. No habrá persona en la faz de la tierra que deje de presenciar la segunda venida de Cristo por muy distante o equidistante que esté su residencia.

La Biblia señala en Mateo 24 que “Todo ojo le verá”. Pero en nuestra mente “finita” nos preguntamos cómo siendo que el planeta tierra es redondo que todas las personas al mismo tiempo puedan presenciar la segunda venida de Cristo en gloria?. Pues bien, la constelación de Orión es la clave.Gracias a la ubicación en el ecuador celeste de cuatro de las estrellas de Orión esta constelación es visible desde cualquier punto de la tierra.

Estas cuatro estrellas son tan brillantes y equidistantes que se les ha catalogado como una puerta de entrada al cielo, gracias al brillo tan intenso que del centro de estas se esconde y tras el cual la mente humana no ha podido llegar.
Desde el punto de vista humano esta podría ser sólo una teoría de una puerta hacia el cielo y una explicación de la profecía bíblica de que “todo ojo le verá”. Sin embargo cuando combinamos esta base científica con lo que la hermana Elena G. de White profetizara acerca del lugar por donde vendrá Cristo parece no haber ninguna duda:

“Después de ver los planetas, ella pareció trasladarse hasta una gran distancia en los cielos hasta que llegó al lugar llamado “el espacio abierto en el cielo”. Continuó hablando de su visión en la que vio grandes estrellas bien separadas como “puertas de entrada” y con la gloria, la maravillosa gloria brillando a través de ellas. Los cielos, más allá, decía ella, iluminaban más la región.

Esta era ciertamente la puerta de entrada desde nuestra parte del  universo hasta el cielo central, donde mora Dios.”Años más tarde, el 16 de diciembre de 1848, la  Señora White llevó la teoría de Orión un paso más allá. Tuvo otra visión en la que vio nubes negras y espesas chocando unas con otra. “La atmósfera se separó y se enrolló;entonces pudimos ver a través del espacio abierto en Orión, de donde procedía la voz de Dios. La Santa Ciudad descenderá por ese espacio abierto”. (Arthur White- The Early Years.Vol.1. 1827-1862).P.154)

Pudiera decirse que la constelación de Orión está hecha para ser testigo del mayor acontecimiento del universo y que su creación no fue fortuita, pues Dios engrana toda su creación para hacer cumplir su Palabra en un tiempo perfecto

Así vendrá Cristo por segunda vez

Aunque el libro de Job menciona en los capítulos 9:9 y 38:31 la existencia de la constelación de Orión, no menciona expresamente en ese libro o en nigún otro pasaje de las Sagradas Escrituras que Cristo pudiese venir exactamente así y que esa es la justificación científica al hecho de que “todo ojo le verá” al momento de su venida. Pero los descubrimientos científicos y los apuntes del Espíritu de Profecía al respecto sugieren que esa es una de las teorías con mayores probabilidades.

Otra de las hipótesis radica en el hecho del mayor terremoto que predecerá a la segunda venida, el cual para algunos podría hacer que la tierra perdiera hasta su forma y desde cualquiera de sus puntos sea visible sin mayores problemas la venida de Cristo en gloria. No importa cómo, lo que vale es que Dios cumple su Palabra y viene pronto!Maranatha!

Anuncios

Un comentario en “Todo Ojo le verá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s