Un Parque temático sexual

El ‘spankómetro’. En Londres también es posible divertirse aunque no seas fan de la ultraviolencia o del coma etílico. Por ejemplo, es posible encontrar tiendas y librerías dedicadas a todas y cada una de las filias y aficiones humanas, por raras que sean, en las que perderse y gastarse un pastizal. O visitar museos inverosímiles.…